La enseñanza de la medicina en el siglo 21: Fundamentos y desafíos

Vicente Valdivieso Dávila

Resumen


Durante la segunda mitad del siglo 20 se produjeron enormes avances en las ciencias naturales y en su aplicación tecnológica a la medicina, lo que trajo consigo espectaculares progresos en el diagnóstico y tratamiento. Sin embargo, este proceso de tecnificación de la actividad clínica ha tenido también consecuencias perjudiciales para el ejercicio profesional de la medicina y, muy en especial, para su enseñanza: fraccionamiento en múltiples especialidades inconexas, deshumanización y aumento desproporcionado de su costo. Afortunadamente, estos graves problemas están siendo enfrentados por la Educación Médica mediante la incorporación al currículo del concepto de Profesionalismo y de disciplinas de valor general como la Ética Clínica, la Comunicación, la Medicina Basada en Evidencia y la Medicina Paliativa.
En este artículo se abordan algunos de los principios y métodos en los que se recomienda fundar tanto la formación en ciencias básicas como en el razonamiento clínico, y los desafíos a los que se enfrentan los docentes en ambas áreas del currículo. Se describen los progresos en la evaluación de competencias y se enfatiza su rol como instrumento formativo. Se analizan las causas de la falta de continuidad en la relación docente-alumno –que repercute tan negativamente en la formación profesional– y se proponen soluciones para este serio problema.
Finalmente se destaca el valor del docente como profesional de la enseñanza universitaria y su impacto sobre el nivel académico de una Escuela de Medicina.

Palabras clave


métodos de enseñanza; docente clínico; educación médica; educación médica de pregrado

Texto completo:

PDF

Referencias


Shaw G.B. (1946). The doctor’s dilema. Harmonsworth, Middlesex: Penguin Books. cit. en Leibovici L. Medicalization: peering from inside Medicine. British Medical Journal 2002; 324: 866-868.

Medical professionalism in the new millenium. A statute for medical practice. Ann Intern Med 2002; 136: 243-6.

Sgreccia E. (2003) Manual de Bioética. Ed. Diana, México.

Cochrane A.L. (1989). Effectiveness and Efficiency-Random Reflexions on Health Services. Ed. Cambridge University Press.

Sackett D., Straus S., Richardson S., Rosenberg W., Haynes B. (2000). Evidence-Based Medicine-How to practice and teach EBM. Ed. Churchill Livingstone, Londres.

Abrahm J. Update in Palliative Medicine and end-of-life care. Annual Review of Medicine. 2003; 54: 53-72.

Zapata P., Álvarez J. Diseño de un curso de Fisiología en función de la formación médica. Educación Médica y Salud. 1979; 13: 134-147.

Bligh D. (2000). What’s the use of lectures? Ed. Jossey-Bass, San Francisco. 9 Brown G, Manogne M. Refreshing lecturing: a guide for lecturers. Medical Teacher. 2001; 23: 231-244 10Ortega y Gasset J. (1968). Misión de la Universidad. Revista de Occidente, Madrid. pág. 40-47.

Mennin S., Gordan P., Majoor G., Osman H. Position Paper on Problem-Based Learning. Education for Health 2003. 16: 98-113. 12 Bowen J. Educational Strategies to Promote Clinical Diagnostic Reasoning. New England Journal of Medicine. 2007; 355: 2217-2225.

Kassirer J., Kopelman R. (1991). Learning Clinical Reasoning. Ed. Williams and Wilkins, Baltimore.

Capurro D., Rada G. El proceso diagnóstico. Revista Médica de Chile. 2007; 135: 534-538.

Epstein R. Assessment in Medical Education. New England Journal of Medicine. 2007; 356: 387-396. 16 Cook D. (2004). Modern Learning Principles: A Tool Kit for the Effective Teacher. En A Tool Kit for chief residents. Ed. Ficalora.

Cf. ibíd., pág. 90. 18Challis M.-AMEE Medical Education Guide N° 11-Portofolio-based learning and assesment in Medical Education. Medical Teacher 22: 370-386.

Irby D. Educational Continuity in Clinical Clerkships. New England Journal of Medicine. 2007; 356: 856-857.

Hirsh D., Ogur B., Thibault G., Cox M. Continuity as an Organizing Principle for Clinical Education Reform. New England Journal of Medicine. 2007; 356: 858-866.

Cooke M., Irby D., Sullivan W., Ludmerer K. American Medical Education 100 years after Flexner Report. New England Journal of Medicine. 2006; 355: 1339-1344.

Watson R.T. Rediscovering the Medical School. Academic Medicine. 2003; 78: 659-665.

Whitcomb M. Mission-based Management and the Improvement of Medical Students’ Education. Academic Medicine. 2002; 77: 113-114.

Ludmerer K. Learner - Centered Medical Education. New England Journal of Medicine. 2004; 351: 1163-1164.22.

Cf. ibíd., pág. 370. 26Cf. ibíd., pág. 860. 27 Cf. ibíd., pág. 865. 28 Torralba F. (1997). La Pedagogía del Sentido. PPC Editorial y Distribuidora S.A. Madrid. 29 Cf. ibíd., pág. 1340. 30Cf. ibíd., pág. 660, 661. 31Cf. ibíd., pág. 113. 32 Cf. ibíd., pág. 1164.




DOI: http://dx.doi.org/10.11565/arsmed.v36i2.141



Copyright (c) 2007 ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

ISSN: 1234-5678 © Dirección de Extensión y Educación Continua, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. http://www.arsmedica.cl

Journal Supported by