Configuración histórica del delito de aborto en el Derecho Canónico desde los primeros siglos del cristianismo hasta el código de 1983 y su desarrollo

Ricardo Pérez de Arce Molina

Resumen


Sin resumen disponible

Texto completo:

PDF

Referencias


A. Fuentes

Biblia de Jerusalén.

Carta encíclica Evangelium Vitae.

Carta encíclica Familiaris Consortio.

Carta encíclica Humanae Vitae.

Catecismo de la Iglesia Católica.

Código de Cánones de las Iglesias Orientales.

Código de Derecho Canónico de 1917.

Código de Derecho Canónico de 1983.

Constitución Gaudium et Spes.

Corpus Iuris Canonici.

Declaratio Quaestio de abortu procurato, 19 de noviembre de 1974 (AAS 66 (1974).

Instrucción Donum Vitae, 22 de febrero de 1987 (AAS 80 1988).

B. Monografías

FEDERICO AZNAR GIL, "El delito Canónico de Aborto. Comentario a una respuesta de la

CPI", en "Revista Española de Derecho Canónico" 47(1990) 225-239.

PEDRO BADANELLI, "El Derecho Penal en la Biblia", (Buenos Aires, 1959).

PIERO BARBERI, "El aborto: El punto de vista cristiano" (s. l. 1991).

VELASIO DE PAOLIS y otros autores, "Diccionario de Derecho Canónico", (Madrid, 1989).

GIUSEPPE DI MATTIA, "L´Aborto: Aspetti Medico-Legali e Punibilita´ in Diritto Canonico,

en Apollinaris" LXI(1988), 737-778.

JAVIER GAFO, "El aborto y el comienzo de la vida humana", (Santander 1979).

ZACARÍAS HERRERO, "El aborto: los Obispos se pronuncian", (Valladolid 1986).

ÁNGEL MARZOA, "Extensión del concepto penal de aborto", en "Ius Canonicum", XXIX

(1989), 577-585.

MIGUELEZ, ALONZO, CABREROS, "Código de Derecho Canónico bilingüe y comentado"

(Madrid, 1948).

A. MOLINA MELIA, "Estudio jurídico-canónico de la reciente legislación abortista en

España", en "Revista Española de Derecho Canónico" 41(1985), 472-486.

DANTE MORETTI, "Si a la vida no al aborto", (Bogotá s.f.)

Ricardo Pérez de Arce Molina

JOSEPH RATZINGER, MICHEL SCHOOYANS, "El don de la vida", (Madrid 1992).

LIBORIO RESTREPO URIBE, "El Aborto en el nuevo Código de Derecho Canónico", en

"Universitas Canonica" 9(1984), 9-23.

JOSEMARÍA SANCHÍS, "L´Aborto procurato: Aspetti Canonistici, en Ius Ecclesiae"

I 2(1989), 663-677.

VARIOS AUTORES, "Código de Derecho Canónico, Edición bilingüe y comentada",

(Madrid 1995).

VARIOS AUTORES, "Código de Derecho Canónico" "EUNSA", (Pamplona 1983).

SIGLAS

AAS = Acta Apostolicae Sedis.

CCEO = Código de Cánones de las Iglesias Orientales.

CIC = Código de Derecho Canónico.

CPI = Comisión Pontificia para la Interpretación Auténtica del Código de

Derecho Canónico.

FIVET = Fecundación in vitro con transferencia de embrión.

Este artículo ha sido adaptado por el P. Ángel Rodríguez Guerro,M.ID., Dr. en Filosofía y

Profesor Adjunto, Facultad de Filosofía y de Medicina, Programa de Estudios Médicos

Humanísticos, Pontificia Universidad Católica de Chile, basándose en la tesis de licencia del

abogado Ricardo Pérez de Arce.

Abreviaturas usadas: AAS= Acta Aposticae Sedis/CIC= Código de Derecho Canónico/

DZ=Enrique Denzinger, El Magisterio de la Iglesia (Barcelona 1963)/PL= Patrología Latina./

Can. = Canon

Se trata del Libro VI de los siete en que está dividido el CIC y lleva por título “ De las

sanciones en la Iglesia”. Comprende los cánones 1311 a 1399.

La excomunión, la sanción más grave dentro de la Iglesia, es aquella por la cual se impide

al sancionado la recepción de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesiásticos,

quedando su absolución reservada, excepto en caso de peligro de muerte, al Papa, el Obispo

del lugar o a sacerdotes autorizados por ellos. Las penas de carácter de latae sententiae son

aquellas en las que incurre ipso facto aquel que comete delito, cuando la ley o precepto

respectivos lo establecen así expresamente, sin necesidad de declaración judicial a otra

autoridad.

El texto en latín es el siguiente: 1398 Qui abortum procurat, effectu secuto, in

excommunicationem latae sententiae incurrit.

Gn. 22, 17.

Misná, Tratado Yebamot 6,6: Ningún hombre se abstendrá del creced y multiplicaos, a no

ser que ya tenga hijos (...). Si uno se ha casado con una mujer y habitó con ella diez años sin

haber tenido hijos, no le está permitido abstenerse. Si se ha divorciado de ella (la mujer

divorciada) no puede casarse con otro y el segundo marido puede permanecer con ella diez

años. Si aquella abortó, se cuenta desde el momento del aborto.

Badanelli,Pedro, El Derecho Penal en la Biblia (Buenos Aires, 1959) 87

En otros textos bíblicos también es posible apreciar que el concepto de aborto es utilizado

para graficar una situación del todo indeseable. Sea un ejemplo de esto el siguiente texto del

Eclesiastés: “Si alguno que tiene cien hijos y vive muchos años, y muchos que sean sus años,

no sacia su alma de felicidad y ni siquiera halla sepultura, entonces yo digo: Más feliz es un

aborto,...” Qo. 6,3. Otro ejemplo lo podemos encontrar en Nº 12,11-12. También es muy

determinante la forma en que es relatada la vocación de algunos profetas, en las que se

destaca que el llamado de Dios estaba hecho ya en el vientre materno, por lo que la misión

profética se inicia en los momentos en que estas personas se encuentran en estado

embrionario y, por lo tanto, gozando de una vida completamente humana: Is. 49, 1-5; Jr. 1, 4-

En el mismo sentido encontramos algunos salmos como por ejemplo: Sal. 71 (70); 139

(138).

Digesto 47.11.4: “Septimio Severo”, de consagrada memoria, juntamente con “Antonio

Caracalla” dieron un rescripto diciendo que la que provocó el aborto deliberadamente debe

ser desterrada temporalmente por orden del gobernador, pues puede parecer indignante que

haya defraudado impunemente en los hijos a su marido (marcian 1 reg.).

Badanelli (can.7) 88.

Gafo, Javier, El aborto y el comienzo de la vida humana (Santander, 1979) 72,74.

San Agustín, Sermones de Scripturis, explicado por Javier Gafo, Ibíd 76.

Concilio de Elvira, can. LXIII; José Vives, Concilios Visigóticos e Hispano-Romanos

(Barcelona- Madrid, 1963) 12. El texto en latín es el siguiente: LXIII De uxoribus quae filios

ex adulterio necant. Si qua per adulterium absente marito suo conceperit, idque post facinus

occiderit, placuit nec in finem dandam esse communionem eo quod geminaverit scelus.

La naturaleza de este can. ha sido cuestionada por E. Nardi, quien estima que podría referirse

más al infanticidio que al aborto. Para resolver este problema se deberá establecer qué se

entendía por “fruto de su crimen”. E. Nardi, “L’ereditá del mono antico in tema d’aborto

Medicina e morale” (1974), Nº 2, pp. 141-165. Citado por Javier Gafo (Nº 10) 82.

Concilio de Elvira, can. LXVIII; Vives (Nº 12) 13. el texto en latín es el siguiente:

LXVIII De catechumina adultera quae filium necat. Catechumina si per adulterium

conceperit et praefocaverit, placuit eam in finem babtizari.

Por ejemplo. el can. LXIX De los casados que cometen después adulterio. Si algún

hombre casado cometiere alguna vez adulterio, tenemos por bien haga penitencia durante

cinco años y será reconciliado, a no ser que una enfermedad obligue a darle la comunión

antes de este plazo. Lo mismo se ha de obrservar acerca de las mujeres.

Gafo (Nº 10), 82. El año 217 se nombra Papa a Calixto, y en el año 251, Cipriano escribe

condenando el aborto. El texto en latín del can. ancirano es el siguiente: XXI De mulieribus,

quae fornicatae, & fetus in utero perimunt, & fetuum necatoris medicamentis facvendis dant

operam, prior quidem definitio usque ad vitae exitum prohibeat, & ei quidam assentiuntur

sed humanitate tamen utendes, decrenimus, ut decennium per gradus preaefinitor impleant

Ibíd.

Este texto se trata de una colección escrita por un autor anónimo, en Siria o Egipto, hacia

el 300.

Antonio García y García, Historia del Derecho Canónico, (Salamanca 1967), 46.

“Constitutiones Apostilicae” es una colección que se fecha hacia el 380. El lugar de

origen es Siria o Palestina. Autor anónimo, de ideología no enteramente ortodoxa, que las

atribuye a San Clemente Romano. Posteriormente fue rechazada por el Concilio Trullano de

, como adulterada por herejes. García y García (Nº 17) 44.

Gafo (Nº 10) 82. 185

Concilio de Lérida, can. II; Vives (Nº 9) 56. El texto en latín es el siguiente: II: De his qui

aborsum faciunt vel natos suos extingunt. Hii vero qui male conceptos ex adulterio factos vel

editos necare studuerint, vel in uteri matrum potionibus aliquibus conliserint, in utroque sexu

adulteris post septem annorum curricula communio tribuatur, ita tamen ut omni tempore

vitae suae fletibus et humiliati insistant, officium eis ministrandi recuperare non liceat;

adtamen in choro posollentium a tempore recepta(e) communionis intersint. Ipsis veneficis in

exitu tantum, fascinora sua omni tempore viare suae defeverint, conmunio tribuatur.

Este texto es una colección canónica compuesta por San Martín de Braga con motivo del

Concilio II de Bracarense(563). No corresponde su texto a una traducción original del griego,

sino que San Martín hizo una versión acomodada a sus preocupaciones como pastor de una

Iglesia nueva. García y García (Nº 17) 179.

Gafo (Nº 10) 83. He aquí su texto: Concilium Bracarense Secundum LXVII De

mulieribus fornicaris et abortum facientibus. Si qua mulier fornicaverit et infantem qui

exinde fuerit natus occiderit, et uase studerit aborsum (AE. T. 1,2, abortum) facere et quod

conceptum est necare aut certe ut non concipiat alaborat, sine ex adulterio sine ex legitimo

conjugio, has tales mulieres sine conscians scelerum isarum decem anis agere poenitentiam

judicamus. San Martín de Braga, Capitula Martini can. 78; PL 130, 577.

Este concilio se celebró en Constantinopla el año 691. Sus cánones fueron recogidos en la

Colección Trullana, que además incluía otros cánones del derecho oriental. García y García

(Nº 17) 169. 25 Gafo (Nº10)83.

Esta colección canónica, escrita entre 1094 y 1116, es una de las tres compuestas por el

Obispo de Ivo de Chartres (1091-1116), junto a con Tripartita y Panormia. Experimentó una

gran difusión sobre todo en Alemania y Francia. Representa a un sector de la Iglesia que, a

partir del Concordato de Worms (1122), entiende la reforma gregoriana en un sentido más

moderado. García y García (Nº 7) 318-320.

De Chartres, Ivo, Decretum, Pars X “De homicidiis, etc.”; PL 161, 707. El texto de los

cánones en que se cita las autoridades de San Agustín y de San Jerónimo es el siguiente: Cap.

Quod anima formato corpori infundatur. August. Lib. Quaestionum de Veteri et Novo

Testamento c.23. (32, q.2,c. Moyses) Moyses traditit: si quis percusserit mulierum in utero

habentum, at aborterit: Si formatum fuerit, det animam pro anima; si autem informatum

fuerit, multitur pecunia (Exod. XXI), ut probaret non esse animam ante formam. Itaque si

jam formato corpori datur, non in conceptu corporis nascitur cum semine derivata.Nam si

cum semine et anima existit ex anima, multae animae quotidie pereunt, cum semen flexu

quodam non proficit nativitati. Sed si prius (proprius, orig.) respiciamus, videbimus quod

sequi debeamus. Contemplemur facturam Adae: In Adam enim exemplum datum est, ut ex

co intelligatur, quia jam formatum corpus accepit animam. Nam poturat animam limo terrae

admiscere et sic formare corpus, sed ratione informabatur, quia primum oportebat donum

compaginari, et sic habitatorem induci. Anima certe quia spiritus est. in sicco habitare non

potes, ideo in sanguine fetur. Cum ergo lineamiento (corporis, orig.) compacta non fuerint,

ubierit. Anima?

Cap. 58 De informato corpore. Hyeronimus ad algasiam quaestione 4 (t. IV, ep. cujus initium

est: Filius meus Apodemius). (32, q.2, c. Sicuti Semina) Sicuti semina paulatinum formatur

in utero, et tandiu non reputatur homicidium (homo, orig. Et. Gr.), donec elementa confecta

suas imagines membraque suscipiant, ita sensus ratione conceptus, nisi in opera prorupuerit,

adhuc ventre retinetur, et cita abortio (ab hoste Grat.) perit. (Exod. XXI)

Ibíd, Pars X; PL 161, 706. El texto del can. referido es el que sigue: Cap. 55. De illis qui

fetus in utero occidunt. August., De nuptiis et concupiscentia. (lib. I, c.15). (32, q.2, c.

Aliquando) Aliquando eo usque perverit haec libidinosa crudelitas vel libido crudelis, ut

etiam sterilitatis venena procuret, et si nihil valuerint, conceptos fetus aliquo modo viscera

extinguat ac fundat, volendo suam prolem pirus interire quam vivere, aut si in utero viveat,

accidi antequam nasci. Prorsus si ambo (tales sibi, orig.) sunt, conjuges non sunt, non per

connubam, sed per stuprum potius convenerunt. Si autem ambo non sunt tales, audeo dicero:

Aut illa est quodammodo mariti meretrix, aut ille adultur uxoris.

El texto del canon es el siguiente: Decreto, 32.2.8: non est homicida qui abortum procurat

ante quam anima corpori sit infusa. Quod vero non formatum puerperium noluit ad

homicidium pertinere, profecto non homine deputanit, quod tale in utero geritur. Hic anima

quaestro solet agilari, utrum quod formatum est nec animatum quidem possit intelligi, et ideo

non sit homicidium, quia nec examinatum dici potest, si adhuc animam non habeat. Item Nº

Si ergo illud informe puerperium jam quidem fuerit, sed adhuc quadammodo informiter

animatum (quoniam magna de anima quaestio non est praecipitanda indiscussa temeritate

sententiae), ideo lex noluit ad homicidium pertinere, quia nondum dice potes anima viva in

eo corpore, quod sensu coret.

Aznar Gil, Federico, “El Delito Canónico del Aborto”. Comentario a una respuesta de la

CPI, en Revista española de Derecho Canónico 47 (1900) 226. En este texto se observa la

distinción que en la época se hacía acerca del momento de la animación del feto.

X.5.12.12. Ad audientiam apostolatus nostri pervenit, quod cum quidam. Presbyter volens

corrigere quendam de familia sua, cingulo, quo cingi solebat, ipsum verberare tentosset:

contiguit, quod cuetellus de vagina, quaei cingulo adhaerebat, elapus eum in dorso

aliquantulum vulnerauit. Postmodum vero cum ille vulneratus aliquandiu vixisset &

conualuisset vulnere: al a grauiori (ut dicitur) infirmitate percussus, viaest universae carnis

ingressus. Quia vero ultrum ocasione vulneris decessisset, dubium habetur: vestrae

discretioni duximus respondendum, quod cum in dubiis feminam debeamus eligere tutiorem,

vos convenit iniungere Presbytero memorato, ut in sacris ordinibus non ministret: iniuncta

tanem poenitentia congruent, sibi poteritis concedere, ut minoribus ordinibus sit contentus. Si

vero ille ex alia infirmitate obierit, aterit cum erat solitus divina officia ministrare. Inocentius

III Episcopo Lingon.

X.5.12.5.

Aznar, Gil, (Nº 29) 2226. También se recoge aquí la tesis de la animación retardada. 34

Cit. por Josemaría Sanchís, L’Aborto procurato: Aspetti Canonistici, en Ius Ecclesiae I 2

(1989) 665.

DZ 1185.

Aznar Gil, Federico, (Nº 29) 226. He aquí el texto: Apostolicae Sedis N III.

Excommunicationi latae sententiae Episcopis sive Ordinariis reservatae subiacere

declaramus: 2. Procurantes abortum, effectu squuto. Constitutio Apostilicae Sedis, 12

octoberis 1869 III.2; . Pietro Gasparri, Codicis Iuris Canonici Fontes, volumen III (Tipis

Poliglotis Vaticanis, 1933) 28.

Dz 1889.

Dz 1890.

-40 Dz 1890b.

El texto latín del parágrafo es el siguiente: 2350, Nº 1 Procurantes abortum, matre non

excepta, incurrunt, effectu secuto, in excommunicationem latae sententiae Ordinario

reservatam; et si sint clerici, praetera deponatur. Este can. continúa del siguiente modo: Nº 2

“Los que atentaren contra su vida, si de hecho se ha seguido la muerte, deben ser privados de

sepultura eclesiástica a tenor del can. 1450 Nº 1, número 3º y si no se ha seguido la muerte,

deben apartárseles de los actos legítimos eclesiásticos y, si son clérigos, debe suspendérseles

por el tiempo que determine el ordinario y removérseles de los beneficios u oficios que

tienen aneja cura de almas en el fuero interno y externo”.

Miguelez, Alonso y Cabreros, Código de Derecho Canónico bilingüe y comentado

(Madrid 1948) en el comentario al can. 2350.

Gafo (Nº 10) 116.

Huser, R.J., The crime of abortion in Canon Law (Washington 1942). Cit. por Gafo (Nº

116-117. Cabe señalar que el autor continúa de esta forma: En efecto, la Iglesia solo

afirma que, cualquiera que pueda ser el valor especulativo y académico de la teoría retardada,

esta no puede aplicarse en la práctica en relación con el crimen del aborto, o en el problema

de conferir el bautismo a un feto a abortado.

Miguelez, Alonso y Cabreros (Nº 41) ad can. 2350.

Aznar Gil (Nº 29) 227.

Miguelez, Alonso y Cabreros (Nº 31) ad can. 2350.

Ibíd.

Aznar Gil (Nº 29) 228.

Opinión de M. Conte a Coronata vertida en Institutiones iuris canonici ad usum utrusque

cleri et scholarum, 4: de delictis et poenis (1935), explicado por Aznar Gil (Nº 29) 225-239 y

Sanchís (Nº 33) 665-666.

Aznar Gil (Nº 29) 228.

Werns,X., Vidal, P., Ius Canocicum, IV: ius poenale ecclesiasticum (Roma, 1937) 517.

Citado por Aznar Gil (Nº 29) 229.

En este sentido se encuentran las opiniones de autores como C. Augustine, A commentary

on the new code of cannon Iaw, 3 (St. Louis 1922) 398-399; F. M. Cappello, Summa Iuris

Canonici, 3 (Roma, 1940) 540-541; A. Vermeersch-J. Creusen, Epitome Iuris Canonici 3

(Bruselas 1946); T. García Barberena, Comentarios al Código de Derecho Canónico, 4

(Madrid 1964) 510-511. Todos aludidos por Sanchís (Nº 33) 665.

AAS 22 (1930) 562-564.

Pío XII, Discurso a la Federación Italiana de Matronas, 29 de octubre de 1951, AAS, 43

(1951) 855-860.

Pío XII, Discurso al Frente de la Familia y a la Asociación de Familias Numerosas, 26 de

noviembre de 1951, en AAS, 43 (1951) 855-860.

Así se indica en el “Documentum” aprobado en el Sínodo de Obispos en sesión de 30 de

septiembre al 4 de octubre de 1967.

Schema Documenti de 1973, Cit. por Giuseppe di Mattia, “L’aborto: Aspetti Medico-

Legali e punibilita’ in diritto canonico, in Apollinaris” LXI (1988) 741.

Di Mattia (Nº 54) 741- 742. Z

Communicationes 9 (1977), 317, Cit. por Aznar Gil (Nº 33) 225-239. La pena latae

sententiae es aquella en que se incurre ipso facto luego de cometido el delito, mientras que la

pena ferendae sententiae es aquella que obliga al reo solo desde que es impuesta.

Relatio, Typis Poliglottis Vaticanis 1981, p. 304, in Communicationes, XV (1984) 50,

citado por di Mattia (Nº 54) 744.

De Paolis, Velasio, “Diccionario de Derecho Canónico”, (Madrid 1989) s. v. Aborto.

El texto latino es el siguiente: Qui abortum procurat, effectu secuto, in

excommunicationem latae sententiae incurrit.

Ver texto del can. 985 en p. 19.

Manzanares, J., “Código de Derecho Canónico, edición bilingüe y comentada”, (Madrid,

en el comentario al can. 1040. 197

Aznar Gil, Federico, “Código de Derecho Canónico, edición bilingüe y comentada”, en el

comentario al can. 1398.

de Paolis (Nº 58) s. v. aborto.

Catecismo de la Iglesia Católica, número 2322.

Barberi (Nº 16) 12.

Ibíd.13.

Aznar Gil, “Código...” (Nº 62) al can. 1321.

Restrepo Uribe, Liborio, “El aborto en el nuevo Código de Derecho Canónico”, en

“Universitas Canonica” 9 (1984) 12-13.

Ibíd. 18.

Ibíd.

Aznar Gil, “Código”... (Nº 62) en el comentario al can. 1323.

Restrepo (Nº 68) 20.

En el comentario del CIC que hemos citado, bajo el can. 1325 se indica que la ignorancia

crasa o supina es aquella que supone que no se ha hecho nada por enterarse de la ley ni de su

contenido, y la ignorancia afectada es aquella que se busca de propósito para cometer más

fácilmente el delito.

Aznar Gil, “Código”... (Nº 62) en el comentario al can. 1398.

Aznar Gil, “Código”... (Nº 62) en el comentario al can. 1329.

Ibíd. 81 Sanchís (Nº 35) 673.

Restrepo (Nº 68) 16.

Ibíd.

Aznar Gil, “Código”... (Nº 62) en el comentario al can.1329.

Barberi, Piero, (Nº 16) 15.

Moretti, Dante, “Sí a la vida no al aborto”, (Bogotá s. f.) 19.

Catecismo de la Iglesia Católica, número 1463.

Sanchís (Nº 35) 675.

Restrepo (Nº 68) 15.

Se debe recordar que, como vimos al principio del capítulo, en el proceso de elaboración

del CIC,

se propuso en el Coetus Studiorum de 17 de marzo de 1977 que se incluyera una definición,

pero la observación fue respondida negativamente, porque supuestamente la doctrina

Católica era clara en el asunto.

Aznar Gil, “El delito”... (Nº 33) 236.

Marzoa (Nº 87) 583-584.

Herrera Jaramillo, F. J., (Nº 105) 273-276.

Sanchís (Nº 35) 668.

De Paolis, Velasio, “Responsa Commissionis iuri canonico authenticae interpretando” , in

“Periodica”. 78 (1989) 281-282. Citado por Aznar Gil, “El delito”... (Nº 33) 230, y por

Marzoa (Nº 87) 582.

Aznar Gil, “El delito”... (Nº 33) 237- 239. 209

Constitución Pastoral Gaudium et Spes Nº 12.

- 99 Ibíd., Nº 27.

Ibíd., Nº 51.

Ibíd. Nº 51.

Congregación para la Doctrina de la Fe, “Instrucción sobre el respeto de la vida humana

naciente y la dignidad de la procreación”. (Donum Vitae), I Nº 1.

Ibíd. I, Nº 1.

-105 Ibíd. I, Nº 2.

Ibíd. I, Nº 3.

Ibíd. I, Nº 4.

Ibíd. I, Nº 5.

Ver discusión expuesta en p. 65.




DOI: http://dx.doi.org/10.11565/arsmed.v31i1.297



Copyright (c) 2016 ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

ISSN: 1234-5678 © Dirección de Extensión y Educación Continua, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. http://www.arsmedica.cl

Journal Supported by Chimera Innova Group