Alma humana y evolución

Rafael Vicuña Errázuriz

Resumen


Sin resumen disponible

Texto completo:

PDF

Referencias


Texto basado en una conferencia dada el 25 de mayo de 1999 en el marco del Ciclo del Alma

organizado por la Universidad Andrés Bello.

Al respecto, se recomienda la lectura del ensayo titulado "Juan Pablo 11 y la teoría de la

evolución" del Dr. Fernando Orrego V., publicado en Humanitas N' 5, 64-84, 1997.

Arriba y abajo: 4 incisivos, 2 caninos, 6 premolares y 6 molares

Orificio de la base del cráneo por donde sale la médula espinal.

La mitocondria es un pequeñísimo organelo que se encuentra dentro de la célula y que tiene

como una de sus principales funciones la de producir energía. Posee material genético propio, el

que está sujeto a mutaciones, tal como el DNA presente en los cromosomas del núcleo. La

frecuencia con que ocurren dichas mutaciones es más o menos constante en el tiempo, por lo que

las diferencias entre los DNA mitocondriales de dos especies puede dar una idea del tiempo

transcurrido desde que ambas se separaron evolutivamente. Otra cualidad propia del DNA

mitocondrial es que este se transmite exclusivamente por la línea materna, lo que simplifica la

interpretación de los resultados.

Recientemente fueron desenterrados los restos de un niño de cuatro años en Lagar Velho,

Portugal, en un sitio de 24.500 años de antigüedad. Aunque sus descubridores lo han catalogado

como un híbrido entre H. sapiens y H. neanderthalensis, otros autores consideran muy prematura

esta aseveración.

Entonces Rodesia.

Gran parte de los comentarios que merece este esquema se encuentra en el texto. Algunos

adicionales son: dada su distinta ubicación geográfica, no está en absoluto claro que A.

bahrelghazali derive de A. anamensis; A. garhi aparece muy próximo en el tiempo al primer

Homo, aunque por el momento resulta prematuro hacer una conexión directa entre ellos; en otros

árboles filogenéticos, es común ver una relación entre A. africanos y H. habilis, así como entre

H. erectus y H. sapiens; varios autores ignoran aún al H. antecessor y al H. rhodesiensis,

mientras que otros juntan al H. erectus y al H. ergaster en una sola especie.

Charles Darwin, El origen del hombre




DOI: http://dx.doi.org/10.11565/arsmed.v28i1.366



Copyright (c) 2016 ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

ISSN: 1234-5678 © Dirección de Extensión y Educación Continua, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. http://www.arsmedica.cl

Journal Supported by