El Proemio a “de medicina”, de A. Cornelio Celso

Claudia Chuaqui Farrú

Resumen


Sin resumen disponible

Texto completo:

PDF

Referencias


Cf. Ilíada. I, 43 y sig.

Cf. Ilíada. XI, 833

Aún hoy día es un prejuicio popular el que el trabajo intelectual intenso deteriore la salud. Este

tópico tradicional aparece ya en Aristófanes, que presenta a Sócrates y a los sofistas como

individuos pálidos.

Se refiere aquí a las corrientes de los "dogmáticos" y "empíricos".

Siendo Temisón el iniciador de la corriente de los "metódicos", él mismo cambió en su vejez

algo de su propia doctrina.

Se refiere a los cuatro principios o elementos de Empédocles: fuego (asociado con lo caliente,

la sangre, la primavera y el temperamento colérico); agua (asociada con lo frío, la flema, el

invierno y el temperamento flemático); aire (asociado con lo seco, la bilis negra, el otoño y el

temperamento melancólico); tierra (asociada con lo húmedo, la bilis amarilla, el verano y el

temperamento sanguíneo).

Se refiere a las inflamaciones oculares, una de ellas frecuente en el Medio Oriente y causada

por un virus: el del tracoma.

Se refiere aquí, como en otros pasajes que siguen, a la corriente que los historiadores de la

Medicina denominaron después "dogmáticos" o, menos frecuentemente, "doctrinarios".

Es decir, los discípulos de Temisón, o sea, los metódicos.

Con esta medida se pretendía eliminar los humores considerados sobrantes.

Este último párrafo enlaza El Proemio con el resto de la obra.




DOI: http://dx.doi.org/10.11565/arsmed.v30i1.318



Copyright (c) 2016 ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

ISSN: 1234-5678 © Dirección de Extensión y Educación Continua, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. http://www.arsmedica.cl

Journal Supported by Chimera Innova Group